miércoles, 30 de mayo de 2012

Baluchistán, el Estado de Kalat y su incorporación a Pakistán.

Baluchistán en 1906


El emirato de Afganistán perdió las posesiones de Baluchistán y el Sindh en la guerra civil que llevó a Dost Mohammad Jan al poder a comienzos del siglo XIX. En el contexto del Gran Juego entre Gran Bretaña y Rusia por el dominio de Asia Centra se produjo la primera guerra afgana en 1839. El Maharaja de Punjab, Ranjit Singh, negó autorización a las tropas británicas a que pasaran por su territorio. Fue por esto que el 28 de marzo de 1839 los británicos firmaron un tratado con el Jan de Kalat para permitir el paso de las tropas y su abastecimiento, comprobando así la importancia logística de Baluchistán para asegurar su presencia en Afganistán. No obstante, fueron atacados por dos tribus en el paso de Bolan, y los británicos culparon al Jan Mir Mehrab, que murió combatiendo a los invasores en noviembre de ese año. Instauraron al adolescente Shahnawaz Khan bajo la regencia del teniente Loveday; pero cuando los británicos se retiraron, los sardars entronizaron a Nasir Jan II, hijo de Mehrab. El 6 de octubre 1841 firmaron un nuevo tratado por el que los ingleses manejaban las relaciones exteriores, podían estacionar tropas en Kalat. En 1843 anexaron Sindh y en 1849 el Punjab al dominio inglés.
En 1854 firmaron un nuevo tratado que abrogaba el de 1841, por el que reconocían al Jan de Kalat como soberano independiente en tanto que se opusiera a los enemigos del Reino Unido, a cambio de un subsidio anual de 50 mil rupias y asistencia militar en caso de que el Janato fuese invadido. En 1862 se duplicó el subsidio.
En diciembre de 1876 los británicos ocuparon Quetta e impusieron un nuevo tratado, por el que residiría un Agente británico en la Corte en forma permanente, que atendería las relaciones entre el Jan y los sardars -jefes tribales-, y que se les permitiría libremente construir rutas y líneas férreas, así como instalar líneas de telégrafos. En 1877 se estableció formalmente la Agencia de Baluchistán, que controlaba Quetta y el Paso de Bolan.
Deliberadamente se mantuvo en una zona nebulosa el verdadero status de Baluchistán, sin precisar si era un estado soberano o un protectorado, variando el trato de acuerdo a la situación política en el marco del Gran Juego y las rivalidades y tensiones dentro del Raj británico. También mantuvieron un delicado equilibrio entre el Jan y los sardars, de modo de poder evitar cualquier manifestación de independencia del Janato. Los británicos controlaron directamente la frontera con Afganistán, quitando estas áreas del principado baluchi y fragmentando a esta etnia.
Será en el siglo XX cuando aparezcan dos partidos políticos en Baluchistán, el Partido Nacionalista Baluchi (BNP) –próximo a la Liga Musulmana de Jinnah- y el Partido Nacional de Kalat (KNP) –cercano a la posición del Congreso Nacional Indio de Gandhi y Nehru-, que a su vez enfrentaron a los sardars y sostuvieron el discurso de la emancipación y unificación de los baluchis.


Mohammed Ali Jinnah y el Jan Baglar Begi
Tras la segunda guerra mundial, el Janato de Kalat reivindicó su status especial con el Raj británico por su tratado de 1876, y por ello hasta el propio Mohammed Ali Jinnah reconoció el derecho a la independencia de este principado, posición que también los ingleses tuvieron en agosto de 1947. El Jan Baglar Begi declaró que Kalat era un estado independiente que compartiría su defensa e infraestructura con Pakistán. El 11 de agosto, el parlamento baluchi declaró formalmente la emancipación. Los otros territorios baluchis, como Lasbella y Jaran, se incorporaron a Pakistán. Pero a comienzos de 1948, Jinnah comenzó a presionar al Jan para que anulara la independencia y se sumara a Pakistán; si bien el parlamento baluchi se negó, liderado por el KNP, el Jan terminó accediendo. De inmediato, las tropas pakistaníes irrumpieron en Baluchistán y lo anexaron. El hermano menor del Jan Baglar Begi, Agha Abdul Karim Jan Baluch, se negó a reconocer esta anexión forzada y provocó el primer levantamiento, que fue sofocado manu militari. Agha Abdul Karim fue detenido junto a otros líderes de la revuelta baluchi, manteniéndolo preso durante dieciséis años.
Como habremos de ver en sucesivas entradas en el blog, esta región aún hoy está convulsionada y ha protagonizado varias revueltas contra el poder central. La última de ellas contra el régimen autoritario del general Pervez Musharraf desde el 2005 en adelante.


Bibliografía consultada

Muhammad Ishaque Fani et al., "The Resurgence of Baluch Ethnicity and
Nationalism in Baluchistan", en European Journal of Social Sciences, Volumen 20, número 4, 2011.
Javed Haider Syed, "The British Advent in Balochistan", en Pakistan Journal of History and Culture, Volumen 28, número 2, 2007.
Karl E. Meyer y Shareen Blair Brysac, Torneo de sombrasBarcelona, RBA, 2008.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada